A cuántos de nosotros que trabajamos en el rubro gastronómico nos ha pasado que,  al escuchar por primera vez la palabra “operación”, no entendimos bien el significado o la importancia que esta aborda.  Pero a lo largo de nuestro proceso pudimos entender que era necesario hallar la respuesta a preguntas como: ¿cuál es su importancia?, ¿quién es el responsable de su desarrollo?, y por último ¿cuál es el impacto que genera en nuestro trabajo o negocio?

Es importante saber cómo gestionar tu negocio. Desde tu posición de dueño, encargado o administrador deberás tener claro que la “operación” es lo fundamental. Esta simple palabra abarca cada uno de los acontecimientos que tienen lugar en nuestro negocio. Implica todas las áreas: la cocina (supervisa el abastecimiento, stock de productos, realización de un line check de producción o test de calidad de alimentos, entre otras), el servicio (evalúa la limpieza del salón, limpieza de baños, el armado de mesas, la música, la ventilación, entre otras.), y también el aspecto administrativo (cuadre de caja chica, recepción de proveedores como de facturas o algún otro tipo de documentos, revisión del personal por áreas, entre otras).

¿Por qué es importante tener una buena operación?

Como mencionamos anteriormente, la “operación” es fundamental y de vital importancia para obtener una gestión exitosa en tu trabajo o negocio gastronómico ya que, como has podido revisar, se encuentran involucrados miles de detalles y factores, los cuales están orientados a la búsqueda de un único resultado, la satisfacción de los clientes. Algún descuido en los ejemplos mencionados disminuye directamente en la imagen positiva de nuestro local. ¿A quién no le desagrada observar un baño sucio, o un mesero impresentable? Aparte de estas, son muchas las situaciones que pueden ser perfectamente evitables.

La facilidad de llevar o no la operación va a depender única y exclusivamente de los procesos que tengamos, como métodos de trabajo, de la comunicación que mantengamos con nuestro personal, de la capacidad de liderazgo que tengamos y de los estándares que tiene nuestra empresa. Si bien, líneas arriba precisamos y mencionamos que, como gerente, administrador o encargado debes tener estos conceptos claros, no necesariamente significa que el éxito de la “operación” dependa solamente de una persona o de un cargo pues, como en toda gestión, el factor del trabajo en equipo tiene mucho que ver.  En este sentido, desde el operario que te apoya con el lavado de los platos, el mesero que sonríe y toma el pedido a los clientes, los cocineros preparando los diversos platos, y tú, verificando el pre y el post turno las diversas funciones, aportan de manera significativa en el logro de objetivos.

También será necesario que tengas en cuenta la utilización de un software que te ayude a gestionar la operación de tu restaurante. A través de este podrás visualizar el inventario, menú, tiempo de despacho, historiales de pedido, factores contables e incluso las fechas especiales, las cuales te ayudarán a planificar y comenzar a pensar a futuro, lo que hará que día a día tu servicio al cliente mejore.

Al cumplir todo esto llegarás  al último punto: la experiencia del cliente. Este es el resultado que buscas, el éxito de tu operación impacta directamente en ese aspecto. Y es que, al finalizar el día, no importa lo duro que haya sido y lo tedioso que haya podido ser, el resultado se resume en una sola palabra, satisfacción. 

Si llegamos a comprender realmente estos conceptos y empoderamos a nuestros colaboradores en la importancia del mismo, estamos poniendo la primera piedra para que nuestro local o negocio tenga una muy buena gestión.